Los desafíos de la arquitectura farmacéutica

La arquitectura farmacéutica es sumamente desafiante y sus exigencias requieren contemplar en todo proyecto respuestas para las preguntas como las siguientes:

1) ¿Cómo lograr la imagen /identidad arquitectónica en una empresa farmacéutica?

La Imagen Arquitectónica es un proceso de trabajo que genera la oportunidad de traducir la fuerte presencia del Branding de la industria a un vocabulario de arquitectura que trasmita los valores de identidad corporativa de la empresa a sus espacios de trabajo, con la idea de que el visitante reconozca esa esencia y se genere una sensación de bienestar, identificación y pertenencia.

Desde la arquitectura contamos con distintos recursos físicos para expresar la cultura de marca, productos y valores de la empresa. Se trabaja con la luz, materiales, sus texturas, formas y colores, entre otros.

La propuesta de Imagen arquitectónica se presenta en Plantas, Vistas, Cortes, imágenes referenciales, y Renders 3D, acompañado de las muestras de materiales y paletas de colores, permite anticipar “como” serán los futuros espacios de la empresa.

2) ¿Cómo ahorrar tiempos en los procesos de validación DQ-IQ-OQ-PQ?

Las mejores oportunidades para ahorros de tiempos surgen de la implementación de un sistema de gestión que atraviese todo el proceso y logre darle coherencia proyectual al transmitir a todos los equipos integrantes el mismo mensaje.

El “manager“ debe generar un equipo multidisciplinario de alta eficiencia que incluya un proceso de calidad de la puesta en marcha y validación o commissioning process, que se implemente en todas las etapas del proyecto según los parámetros necesarios para que el cliente obtenga exactamente lo que espera, en un todo de acuerdo a estándares regulatorios nacionales e internacionales.

El Commissioning Process es una de las fases de trabajo que mayor valor proporciona a los proyectos orientados a alto rendimiento y sostenibilidad. Tanto si se trata de proyectos LEED como si no lo son, pues proporciona en una herramienta para garantizar el correcto desarrollo de los mismos y que, el resultado final, se ajuste rigurosamente a lo definido en las fases de planificación y diseño.

Alcanzado esos niveles de calidad, se pueden lograr ahorros significativos de tiempo al gestionar la validación de los KPI`s ( Key Performance Indicators ) en un formato fast track, definiendo, revisando y documentando en simultaneo con el desarrollo de los procesos de Diseño (DQ), verificación de las instalaciones (IQ) y su puesta en marcha (OQ), así como la formación de las personas responsables del mantenimiento de los equipos (PQ).