Los cambios y su impacto en la arquitectura corporativa

Hoy las grandes transformaciones sociales, culturales, económicas y tecnológicas están transformando las dinámicas laborales e impactan directamente en los espacios de trabajo.

  • Cambios sociales: Existen dos principales vectores del cambio desde lo social. Por un lado, la convivencia de cuatro generaciones: Baby Boomers, Generaciones X, Y y Millenials… y se espera en pocos años la irrupción en el trabajo de la generación Z. Esta convivencia impulsa el desarrollo de espacios que faciliten el intercambio de las habilidades y conocimientos que cada grupo tiene. El segundo vector del cambio es que las organizaciones son cada vez más horizontales. La nueva filosofía que incorporan las empresas, implica que cada persona es considerada un socio estratégico para lograr mayor eficiencia y productividad. Esto ha impactado en organizaciones con un liderazgo más horizontal y colaborativo, donde personas con distintos grados de responsabilidad -jefes, gerentes, directores- comparten el mismo espacio de trabajo o con pequeñas diferencias en los mobiliarios, siempre en un “open office”.
  • Cambios tecnológicos: la transformación digital se produce en forma muy acelerada. Acceder a la información en cualquier momento y espacio ya es algo habitual. La simplificación de contar con todo lo necesario para trabajar en el teléfono, laptop o tablet, facilita en muchas industrias nuevas formas de trabajar, donde se prioriza la tarea que hay que hacer y ello define el espacio de trabajo que se necesita para realizarla.
  • Cambios Culturales: La irrupción de los factores anteriores viene impactando en la cultura del trabajo y en la vida misma, donde todo se fusiona. Se puede trabajar con horarios preestablecidos u otros más flexibles. Por ejemplo, sin importar la hora o el lugar, siempre hay alguien respondiendo una consulta, resolviendo un problema o atendiendo una llamada telefónica. Por ello, uno de los muchos desafíos que tenemos como diseñadores es la búsqueda del equilibrio entre la vida laboral y la personal. Los espacios de trabajo consideran lugares más relajados para reuniones informales e intercambio de ideas e información, siempre en "open office", para incentivar la colaboración y el aprendizaje. Además, se utilizan mobiliarios, materiales, colores, formas y texturas que nos hagan "sentir como en casa". Las cafeterías y comedores invitan a ser utilizadas a toda hora o como áreas de capacitación o reuniones de equipos fuera de los horarios de almuerzo preestablecidos. Cuando se requiere de concentración para preparar un informe o desarrollar una planificación, los espacios elegidos pueden ser oficinas cerradas o mobiliario que incluso dentro de lugares abiertos, ofrezcan contención desde lo visual y lo acústico por las formas y materiales que se utilizan.